Tu negocio necesita TUS vacaciones

¡En 2017 se aprobó una ley laboral en Francia que decía lo siguiente:

«Los empleadores no pueden exigir a sus empleados que estén disponibles para mantener comunicaciones relacionadas al trabajo, como llamadas o correos electrónicos, fuera del horario laboral habitual o durante su tiempo libre.”

El periódico El País recogía la noticia con este titular:
“Francia reconoce el derecho a desconectar del trabajo”.

En España hemos necesitado más tiempo para reaccionar, como muestra mira lo que decía otro medio español del 23 de junio del 22, en este caso directamente relacionado con la crisis del Covid:

El 75% de los trabajadores no desconecta fuera del horario laboral 

Pero, una vez pasado, no hemos sabido reconducirlos y este pasado 2 de agosto todavía leía

“Más de la mitad de los españoles no desconectan del trabajo durante las vacaciones”

El aumento del teletrabajo y los llamados emprendedores en clave “nómadas digitales”, algo que de entrada parecía que solo traía ventajas, también ha llegado acompañado de trampas que nos pasan factura, motivo principal por lo que han tenido que convertirse en ley, también en España, donde queda recogido en el artículo 20 bis del estatuto de los trabajadores donde se regulan los derechos de los trabajadores a la intimidad en relación con el entorno digital y la desconexión. 

Pero ¿por qué han tenido que proteger al trabajador?
¿Qué tiene de malo estar siempre conectado?

La respuesta corta es que si tu cerebro tiene un piloto constantemente encendido está en alerta constante, y esto, aunque no nos demos cuenta, gasta energía.
Se ha comprobado que si no puedes desconectar las horas sufientes, y los días suficientes, no tienes tiempo para resetear y reponer tu energía y esto acaba repercutiendo en tus responsabilidades laborales, y en lo más importante, en tu salud en general, lo que acaba salpincando inevitablemente a toda tu vida.
De ahí el descanso del fin de semana, aunque lo ideal para resetear del todo son 3 días: en el 1 tu cabeza está más en el pasado que en el presente, el 2 estás en el presente y conectado contigo, y en el 3 ya estás más en el futuro.

Uno de los detonadores de la ley en España fue que los datos de uso a los dispositivos tecnológicos de los trabajadores estaban muy activos en horas nocturnas y en fines de semana, lo que restaba muchas horas al sueño (algo primordial para la salud física y mental) y a la desconexión.

Imagina una máquina conectada a la electricidad siempre funcionando ¿se acaba quemando verdad? ¡Pues nosotros también!  

Si estás leyendo esto y no te resuena porque te gusta tanto lo que haces que no te parece un trabajo, o porque tienes negocio propio y en él haces lo que quieres o lo que puedes, te invito a que no te vayas todavía y valores unos segundos más lo que te cuento a continuación.

En los 10 años que llevo trabajando con personas, profesionales, emprendedores, y dueños de negocios creativos he perdido la cuenta de las veces que he escuchado la frase:
“Me gusta tanto mi trabajo que no necesito vacaciones. Mi trabajo ya es como estar de vacaciones porque hago algo que me apasiona”.

De hecho, cuando les pregunto a mis alumnos y clientes qué le piden a su negocio «creativo», una del las cosas que siempre mencionan es tener más tiempo libre y vacaciones.

Entonces cuando les lanzo ¿defíneme vacaciones?
Con los ojos brillantes de ilusión me dicen:
Tiempo para viajar y visitar museos, tiendas de materiales, hacer cursos para
aprender nuevas técnicas, ver y comprar materiales que me encantan…

Pero esto no son vacaciones, no es desconexión, es seguir haciendo eso que tanto les gusta.
Se llamaría tiempo de reciclaje, de inspiración, de búsqueda de proveedores y entraría dentro del ámbito de responsabilidad en tu profesión pero… no son vacaciones.
Esto no quiere decir que no pueda pasar durante tu tiempo libre, no existe el siempre o nunca, y con nuestro tipo de personalidad es normal que veamos ideas e inspiración en cada rincón. La cuestión es no dejar que lo imabda todo y que asocies cada idea con tu trabajo.
Por ejemplo, podrías asistir a un taller de manualidades y despreocuparte del resultado final, no hacerle fotos ni tomar notas, ni verlo como algo a monetizar (aquí estaría el piloto encendido escondido).

La causa principal de esta mezcla de conceptos cuando tienes negocio propio se da porque, no ven que lo que les apasiona sí es un trabajo o, como no tienen formación de negocio, el tiempo de las tareas de gestión se ha comido casi todas las horas y apenas les queda tiempo para crear o llegan muy cansados al momento tan ansiado. O, hacen muchas más horas para poder con todo hasta llegar a las 14 y 16 h al día o/y se saltan las vacaciones.

Eso son un total de 98 a 112 horas a la semana.
La semana laboral reglada en occidente son 40h a la semana, y actualmente en algunos países ya se está implantando la semana de 4 días y de 35h

¿En qué se basan las 40 horas semanales?
En que se la demostrado que a partir de las 50h semanales baja la concentración, empezamos a cometer más errores, tenemos menos memoria, nuestro estado de ánimo se agría y se empieza a deteriorar la salud. Las bajas laborales empiezan a aumentar y el ambiente de trabajo en general empeora.

¿Pero qué pasa con los profesionales que trabajan por cuenta ajena y se dedican 8 horas a la labor creativa?

Que hacen lo mismo, cuanto más jóvenes más horas. Horas de sueño sobre todo, pero también los fines de semana y las vacaciones.

¿Dónde está el problema me dirás?

Que conseguimos el efecto contrario, ¡matamos nuestro súper poder creativo!
Volvemos a la máquina, de tanto usarla se quema.
O una metáfora que me gusta mucho más ¿qué pasaría si a todas horas comieras tu postre preferido?
Tarde o temprano tendrías empacho, dolor de barriga, y acabarías aborreciéndolo.

Síntomas claros de que algo no va bien es que te ataca más la procastinación y el perfeccionismo, tienes periodos en los que te castigas porque te sientes perezoso y otros en los que no te dejas descansar porque tienes que recuperar el tiempo perdido. Epocas de hiperactividad y sobreexcitación con otros de letargia y pesadez.
A veces pasa que tienes una época muy creativa y productiva, como si tuvieras súper poderes y realmente te crees que puede ser así para siempre, que esta vez “todo irá bien”.

Quizás estés pensando que lo entiendes pero, que al tener negocio propio no te puedes permitirte hacer vacaciones.
Entonces,
– No tienes un negocio de verdad
– Tu negocio tarde o temprano pagará las consecuencias, porque no es otra cosa que una proyección de ti mismo.

La mayoría de creativos caen en esta trampa fatal porque nadie les avisa y porque no reciben formación de negocios dentro del plan general de estudios. Algo tremendamente curioso y que sigo sin entender siendo que es un sector profesional donde para poder ejercer se da en un altísimo porcentaje con el mal llamado «freelance».

Plantéatelo por un momento
¿Qué harías si te contrataran y no te dieran vacaciones en años?
Y si tienes equipo ¿se lo harías a tu equipo?¿Qué crees que dirían o harían si no pudieran hacer vacaciones?

Cuando tienes entre 18 y 30 aproximadamente te crees que no necesitas cuidarte porque te das atracones de jornadas de trabajo y te recuperas bastante bien, lo que no sabes es que ya estás cocinando cosas por dentro y por eso te empieza a costar más recuperarte y los primeros achaques de salud física, mental y emocional empiezan a decirte hola (son todo una misma cosa).

Si trabajas todo el tiempo es muy mala señal.
Muchas veces va más allá de que lo haces porque te gusta mucho. 

Otras causas son:
– deduces tu valor y gran parte de tu autoestima a partir de tu trabajo
– quieres demostrarte a alguien que lo que haces sí es importante, no lo haces por ti
– te estás escondiendo de otras áreas de tu vida que no sabes cómo lidiar con ellas y te hacen sufrir como tu pareja, hijos, familia… El trabajo, vaya bien o mal es algo que controlas y sabes qué esperar de él.
– te escapas del mundo porque te duele vivir en él

Tu trabajo debería ser solo un área más de tu vida, no el centro de la misma. No hay vida personal y vida profesional, tenemos una vida y nos desarrollamos como personas en diferentes áreas.
(Te recomiendo que hagas el ejercicio visual «La rueda de la vida» que encontrarás fácilmente en internet)

PUEDES ser una persona de negocios exitosa sin dejar desatendidas las demás áreas de tu vida. De hecho esta será la manera para que sea realmente exitoso.

Nivel de trabajo versus etapas de negocio

Primera etapa. 
Cuando emprendes un negocio este está en la fase inicial de semilla, lo que llaman start up.
Lo más habitual es darlo todo y trabajar todos los días, aunque no tiene por qué ser así.
A veces es por falta de financiación o de recursos, y otras en fruto de la pasión del momento.
Esta situación puede durar máximo un año o año y medio, a partir de ahí ya llegan los primeros signos de alarma, primero puntuales y suaves, después más contundentes; depende de cómo esté tu salud de base.

Segunda etapa.
Después de haber plantado la semilla tienes que tener mínimo un día TOTALMENTE libre a la semana.
Creo que a estas alturas de este post ya entiendes que significa totalmente.

Tercera etapa. 
Lo ideal sería que siguieras las indicaciones de salud laboral de las empresas de tu sector aunque tengas un negocio pequeño unipersonal.

COSAS QUE TE AYUDARÁN A PLANIFICAR Y DISFRUTAR TUS MERECIDAS VACACIONES

A continuación te comparto algunos consejos.
No se trata de que lo hagas todo a la vez sino que los tengas en cuenta para que los puedas implementar poco a poco y según tus necesidades y recursos.
Tampoco se trata de hacer un mes de vacaciones si no puedes como si fuera una obligación, si no de empezar a cambiar de mentalidad por la reserva de un día, de un fin de semana, de un bloque de 3…

 Ten un plan de negocio que te ayude de guía y a definir tus priordades

Conoce las temporadas altas y bajas de tu negocio

Haz una planificación financiera y de acciones del año entero

 Bloquea dinero para este fin o pide ayuda si lo necesitas
A Solemos pensar que primero el negocio debe funcionar y después hacer vacaciones, como si fuera la recompensa. Pero no es el premio, es la condición para que tomes las mejores decisiones y tengas energías suficientes para llevarlas a cabo. 

Ten cuentas de email separadas

A veces empezamos un proyecto sin la idea de crear un negocio pero orgánicamente acaba convirtiéndose en uno.
Por desconocimiento o porque puede dar mucha pereza, seguimos conservando en email inicial que era personal y lo gestionamos todo desde el mismo sitio, algo que juego muchísimo en nuestra contra, tanto en el ámbito de negocio como de nuestra vida privada.

Crea un email automático anunciando tus vacaciones y tu vuelta

Informa a tus clientes de tu ausencia con tiempo y deséales felices vacaciones

Ten dos móviles o desvía las llamadas de ciertos números a un contestador

De entrada te puede parecer otro gasto pero te aseguro que es una de las mejores inversiones que puedes hacer.
Ahora hay muchas opciones en telefonía tanto a nivel de móviles como de servicios.
No, no vale tener 2 tarjetas en el mismo móvil.

Informa a tu entorno que estás de vacaciones

Ayudará a que se den cuenta que tienes un negocio y un trabajo igual de importante que cualquier otro. A ti te ayudará a reforzarte en la idea de que tienes un negocio real

La sensación de escasez genera la sensación de valor
A veces tenemos miedo de perder oportunidades y pensamos que si no nos encuentra un cliente cuando nos necesita lo perderemos. Para tu sorpresa te diré que da una imagen muy profesional, y que si realmente es un buen cliente te sabrá esperar.

Automatiza lo que puedas
Por ejemplo, ¿te has planteado dejar un calendario de citas preparado con las fechas disponibles a tu vuelta para que puedan reservar?
Así tendrán la tranquilidad de saber cuándo tendrán respuesta y tú tendrás trabajo organizado a la vuelta.

Conoce bien los procesos internos de tu negocio para que sea más fácil reproducirlos

Crea ingresos pasivos

Crea un equipo de confianza

Vuelve con algunos de días de margen antes de incorporarte

Tienes un súper poder maravilloso que te hace vibrar, tu alta creatividad.
Para disfrutarla al máximo y que aporte al mundo necesitas vacaciones.
¡Feliz reconexión y recarga!

(Imagen de portada de Kong Jun aunque yo soy más de reconectar en la montaña
¿y tú?)

Categorías

Últimas noticias

Las 8 causas de cierre de los negocios

Las 8 causas de cierre de los negocios

Es natural cometer errores, son aprendizajes que a veces de otra manera no podríamos saber. Todos nos equivocamos en nuestra vida y en nuestros negocios porque hay mil cosas que no dependen de uno por más bien que hagas las cosas. De hecho las estadísticas dicen que...

Lista Forbes de los 100 mejores creativos en negocios del 2022

Lista Forbes de los 100 mejores creativos en negocios del 2022

¿Conoces la revista de negocios Forbes?Quizás pienses que esta revista no va contigo o que te queda grande, pero lo cierto es que los creativos suelen ser los grandes protagonistas en ella ya que, desde las diferentes áreas de aplicación de su talento, son los que...

¿Cuándo trabajar gratis?

¿Cuándo trabajar gratis?

Recogemos en este post el acceso a  la  grabación de la sesión en directo que tuvo lugar a través del instagram de la escuela donde se trataron los siguientes temas:- En qué contextos hacer trabajo gratis puede aportar beneficios.- Relación entre no darse valor a uno...

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Abrir chat
1
👋 Hola,
¿en qué podemos ayudarte?